Ir arriba

Boquete

Viajes a Panama | Boquete Cerro puntaCambiamos totalmente de ecosistema y nos vamos a la montaña. Es lo que tiene Panamá, que un día te despierta el sonido de las olas y al siguiente lo hacen los pájaros que cantan en el bosque. El de Boquete es un paisaje espectacular, no en vano algunos lo llaman la Pequeña Suiza. Montañas escarpadas con cimas nevadas, el verde de los bosques, el azul de las lagunas y la tranquilidad de estar en mitad del campo.

Boquete es una ciudad pequeña y acogedora ubicada en un valle dominado por las ondulaciones de la Cordillera Central. Es el punto de partida para hacer infinidad de excursiones, como el senderismo por los bosques lluviosos, las rutas a caballo, el canopy (tirolina) en mitad de la frondosa vegetación o el rafting en los impetuosos ríos de la región.

Incluso tiene algo que no tiene Suiza: un volcán. El volcán Barú es el pico más alto de Panamá con 3.475 metros de altura, y desde su cima se pueden ver ambos océanos si el día está claro. Durante la ascensión, podréis ver formaciones de lava y evidencias de su última erupción en el año 500. No se espera que vuelva a estar activo hasta el 2550, así que de momento podéis ir tranquilos.

El café es otro de los atractivos de la región. La orografía, la constante humedad y las temperaturas templadas favorecen el cultivo de este grano tan apreciado, que después de un largo proceso se convertirá en una bebida de gran aroma y sabor intenso. Podréis visitar los cafetales y aprender sobre cómo se trabaja y se consume el café, además de tomar todas las tazas que queráis en las cafeterías de la ciudad.

Aparte de las caminatas por la montaña, podréis hacer rutas especializadas en observación de aves. El quetzal es sin duda el gran atractivo. Esta ave tan carismática tiene un colorido muy llamativo (torso rojo y alas y cabeza verde azulado) y una larga cola que le ayuda a mantener el equilibrio tanto en vuelo como posado en una rama. Su nombre procede del náuhatl, una lengua indígena de los aztecas de México, y significa “cola larga de plumas brillantes”. El quetzal no es propio del territorio panameño, pero el país cuenta con 107 especies endémicas regionales y 12 nacionales. En Boquete podréis ver 40 especies diferentes que anidan aquí.

Las fiestas más importantes de la región están relacionadas con la abundancia de flores, sobre todo de orquídeas, y el café, que lo distingue de otras regiones panameñas. La Feria de las Flores y el Café, en enero, mezcla dos elementos aparentemente no relacionados entre sí pero muy importantes para la economía de la región en un ambiente colorido y muy alegre.

Por último, no queremos que os falte en vuestro recorrido por Boquete un toque de misterio. Para ello tenéis que encontrar la Piedra Pintada, a 10 kilómetros de la ciudad. Esta roca ubicada en una granja de ganado está decorada con dibujos y grabados hechos por nativos de la zona hace cientos de años. Nadie sabe qué pueblo lo hizo ni qué significan. ¿Cuál es vuestra teoría?

Los imprescindibles de Boquete:

  • Una ruta a pie o a caballo es la mejor manera para disfrutar del paisaje verde de Boquete, descubriendo sus increíbles vistas y los arroyos escondidos.
  • Imita a Tarzán cruzando la selva de árbol en árbol en canopy (tirolina).
  • El privilegio de ver el océano Pacífico a un lado y el Atlántico al otro desde la cima del volcán Barú.
  • Una ruta por los cafetales, conocer bien este producto tan importante para la región y por supuesto beber unas cuantas tazas.
  • Encontrar el quetzal en una caminata ornitológica por los bosques lluviosos de Boquete.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra página web, por motivos de seguridad, análisis de tráfico y para obtener una mayor eficacia y personalización de los servicios ofrecidos a los usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.