Ir arriba

Viajes a Panama | Gamboa

Panama también tiene su propia jungla; se llama Gamboa. Imagínate navegando río arriba, rodeado de impenetrable vegetación, y de repente oir el aullido de un mono entre la espesura; minutos después un grupo de monos saltan de un lado a otro e incluso puede que se acerquen al bote por si consiguen alguna pieza de fruta que llevarse a la boca. Esto es posible en esta selva situada a tan sólo una hora en coche de la capital, que constituye un hogar fundamental para la flora y la fauna panameña.

Sin duda, el protagonista de este viaje es el mono. Hasta tres especies diferentes de monos pequeños saltan de una rama a otra en busca de comida o simplemente diversión. Son monos de Cara Blanca y Aulladores; la mayoría están en una en la intersección entre el río Chagres y el lago Gatún.

También los puedes visitar en un safari nocturno, lo que aumenta exponencialmente el misterio de la selva.

La pervivencia de la flora y fauna de Gamboa está garantizada porque allí tiene una sede el prestigioso Instituto Smithsonian de Massachussets. Podrás visitar su estación biológica donde analizan la vida de la flora y fauna regional y nacional y catalogan las especies nuevas que continuamente se descubren en Panamá.

Pero esta selva no sólo es hogar para los animales y la vegetación, sino también para las tribus indígenas de los Emberá y los Woutaan. Podrás acercarte a sus poblados y conocer los modos de vida que llevan practicando desde hace siglos. De entrada te llamará la atención  que decoran su piel con jugo de frutas. Estos pueblos son especialistas en la realización de figuras de tagua, un mineral de color marfil, y la fabricación de cestas.

El origen de Gamboa en realidad es muy reciente, pues está asociada a la construcción del Canal de Panama. La zona se empezó a poblar en 1911 con casas y cabañas a orillas del río Chagres para los trabajadores de la compañía americana. Localizado pues en la mitad del Canal, en el punto en el que el río alimenta al lago Gatún, esta zona es también habitada por caimanes, cocodrilos, iguanas y variadas especies de aves.

Como despedida de Gamboa, no olvides subir al teleférico que cruza la selva y que domina todo el verde atravesado por el Canal. Vuestro hotel ubicado en mitad de la selva tiene senderos seguros que se adentran en el bosque para que también lo podáis conocer por vuestra cuenta.

Los imprescindibles de Gamboa:

  • Escuchar los sonidos de la selva, el aullido de los monos y las llamadas de los pájaros, mientras navegas por el río.
  • Observar y interactuar con los monos que habitan en la isla que lleva su nombre.
  • Visitar los poblados Emberá y hablar con ellos para que te cuenten sus costumbres. Una auténtica experiencia indígena.
  • Subir al teleférico y dominar toda la selva desde el aire.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra página web, por motivos de seguridad, análisis de tráfico y para obtener una mayor eficacia y personalización de los servicios ofrecidos a los usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.